El orgullo de permitir(nos) sentir

COMPARTIR

Este mes se celebra el #PrideMonth.

Yo soy una mujer cis heterosexual que no ha tenido que pasar por el sufrimiento de ser rechazada por amar y desde mi posición cómoda (porque lo es) y mi curiosidad (que pueda pasar por desinformación) entiendo la necesidad y el valor de este tipo de iniciativas que deben ser apoyadas sin olvidar que quienes hacen parte de la comunidad LGBTIQ+ son quienes saben, y todos los años se toman el tiempo de enseñarnos a las demás personas como vivir el pride sin adueñarnos de el.

Durante muchos años la sociedad (de la cual tod@s hacemos parte) se ha encargado de decirnos que el bien-estar es exclusivo y discrimina. Que verse diferente, sentirse diferente y amar diferente es una razón para sufrir en silencio y no buscar ayuda.

Y es que el bien-estar debería ser una búsqueda activa, curiosa, accesible y amorosa para todas las personas pero hoy en día pareciera que todo depende de la orientación sexual o del género.

Hay quienes todavía no entienden que una de las razones por las que las demás personas no están bien es porque no pueden ser libremente quienes quieren ser. Hay personas que creen que salir del closet es una «moda» o «una estrategia para llamar la atención» y si partimos de esa base tan elemental: no hay ejercicio, alimentación, terapia o meditación que aguante el dolor de tener que vivir así.

No nos hemos dado cuenta que la causa principal de mal-estar de las personas es nuestra falta de empatía, consciencia y tolerancia para dejar vivir.

Y hasta que no lo entendamos, el pride seguirá siendo una necesidad porque es solo a través de la reflexión, la información y los testimonios que esta comunidad salva vidas dandole espacio a el orgullo.

El orgullo de permitir y permitirnos sentir.

El orgullo de dejar nuestra esencia en todo lo que hacemos.

El orgullo de darle espacio a la creatividad y a la fluidez.

El orgullo de luchar por ser quienes queramos ser.

El orgullo de escoger el bien-estar porque somos personas y eso es lo que importa.

 

Eu de Miut